El director de la estación invernal de Valgrande-Pajares, Javier Martínez, camina por la zona de accesos entre una intensa niebla mientras explica las labores que se están realizando en el equipamiento. Porque la temporada acabó la semana pasada, pero la activ...

 
Valgrande-Pajares.net Valgrande-Pajares.net Valgrande-Pajares.net Valgrande-Pajares.net Valgrande-Pajares.net
Valgrande-Pajares.net 2015

Noticias Valgrande-Pajares.net Noticias RSS

Sección: Noticias > Estación noticias

Hemos logrado suprimir ese pesimismo que había sobre Valgrande-Pajares

Autor: Alejandro Fuente16/04/2017 | Fuente de la noticia: El Comercio

Hemos logrado suprimir ese pesimismo que había sobre Valgrande-PajaresEl director de la estación invernal de Valgrande-Pajares, Javier Martínez, camina por la zona de accesos entre una intensa niebla mientras explica las labores que se están realizando en el equipamiento. Porque la temporada acabó la semana pasada, pero la actividad continúa en las pistas con labores de mejora y arreglos diversos. Nació hace 37 años muy cerca de la estación, en la localidad leonesa de Villamanín, y toda su vida profesional -y parte de la personal- se centra en el complejo que dirige desde el pasado 5 de diciembre, cuando cogió el testigo de Felipe García Pertierra. Esquía en Pajares desde los siete años y ha ejercido diferentes profesiones siempre, asegura, relacionadas con la nieve. Conoce al detalle este entorno que, además, según afirma, quiere.

¿Qué balance hace de esta primera temporada al frente de la estación?
Ha sido complicada porque las precipitaciones han sido muy escasas. Pudo ser muy mala y conseguimos que fuera, en mi humilde opinión, regular.

Los usuarios han destacado que los trabajadores se han esforzado mucho.
El trabajo es muy complicado cuando hay tan poca nieve. La línea entre vivir o morir en las pistas es muy pequeña. Y es verdad que se ha trabajado de forma muy dura. Eso se ha traducido en muchos más días de apertura que los previstos inicialmente. La plantilla ha ofrecido un plus.

¿Esto le satisface a usted personalmente?
Cuando empecé, la gente veía la situación muy complicada y yo no compartía esa opinión. Por eso, sí que siento orgulloso de haber cambiado un poco el pensamiento de los usuarios, de haber quitado ese pesimismo y en trasladar que Pajares funciona bien. Lo hemos demostrado. Se dieron cuenta de que, dentro de lo que tenemos y con esfuerzo, se pueden hacer muchas cosas. Y el público lo ha valorado, tanto el de aquí como el de fuera. Se habla de nosotros y no para cosas malas. Ha sido una pena perder la Semana Santa, pero no hay más que echar una mirada fuera para ver cómo está (dice mirando por la ventana de cafetería de la estación, donde no hay nieve). Ha sido imposible.

Apostó, desde el inicio, por la transparencia, por una comunicación constante.
Creo que es la forma ideal de trabajar. Hay cosas que pueden resultar más o menos atractivas, pero me gusta que la gente sepa lo que hay. No me voy a esconder. Que el público entienda lo que hacemos y por qué lo hacemos.

Antes del inicio de la temporada se profetizó un 'apocalipsis' con el cierre del telesilla del Cuitu Negru.
No ha sido así. Hubo una campaña desastrosa de imagen sobre la estación en las dos últimas temporadas que hizo mella en la afluencia de usuarios, pero eso fue al principio. La gente pensaba que ni había remontes. Pero eso se acabó. Y de eso sí que estoy satisfecho, de que el usuario está contento, y que el cierre del Cuitu Negru no ha sido un problema en absoluto.

¿Pero hubo días de afluencia masiva para pulsar eso?
Sí, sí que los hubo. Hubo ocho jornadas por encima de 2.000 usuarios. Y no hubo problemas. Algún día hubo colas de diez minutos, un tiempo asumible. Yo iba a los remontes a hacer cola, a cronometrarla. La más grande fue el El Tubo, de trece. Que tampoco es nada alarmante.

¿Rezaba para que no se estropease el telesilla de El Brañillín?
(Se ríe y casi se le atraganta el café) Bueno, no soy mucho de rezar.

Es que si se rompe ese remonte...
Eso es cierto, pero se trata de un problema del que no está exento estación alguna de la Cordillera Cantábrica. Excepto San Isidro. ¿Y si se rompe la de Fuentes? Nadie puede subir.

La diferencia está en el criticado cierre del Cuitu Negru.
La mayoría de las estaciones de España tiene un acceso por vertiente. Nosotros tenemos uno. Tiene razón en que si rompe el que tenemos y tuviéramos el otro habría alternativa. Pero estamos todos en la misma situación. No me gustaría que se rompiese porque habría que parar.

Las inversiones son necesarias.
Ahora vamos a ejecutar una obra con la que se seremos la referencia en iniciación de la Cordillera. Vamos a ser la primera estación en tener una cinta capotada en la parte baja que nos va a permitir abrir con mal tiempo.

Añadida por: Pablo-GijónLecturas: 2651

Compartir en Facebook Compartir en Meneame Compartir en Del.icio.us Compartir en Twitter Compartir en Technorati Compartir en Digg Compartir Enviar a un amigo Enviar a un amigo Imprimir Imprimir noticia

Compartir esta noticia con un amigo:

  • Email de tu amigo:
  • Nombre de tu amigo:
  • Tu email:
  • Código visual:
  • Introduce el código visual:
  • Asunto del mensaje:

* Todos los datos son obligatorios

El presente sitio web utiliza cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información sobre nuestra Política de cookies aquí. 

Valgrande-Pajares.net 2015 - Web no oficial :: Reservados todos los derechos ® :: Política de privacidad

  • inicio
  • principal
  • instalaciones
  • web
  • multimedia